El 26 de junio de 2018, el entonces Directorio de la Agencia Nacional de Noticias Télam, presidido por Rodolfo Pousá y bajo estrictas órdenes de Hernán Lombardi, decidió despedir a 354 trabajadoras y trabajadores. Unos meses antes ya había echado a tres compañeres.

Ese mismo día, entre lágrimas y rabia, nos convocamos en una asamblea y definimos un paro por tiempo indeterminado con ocupación pacífica de las dos sedes.

La conducción de Télam no se presentó ni ese, ni los 119 días que siguieron en los que permanecimos en los edificios.

Durante cuatro meses llevamos adelante más de 500 actividades, dos marchas multitudinarias y un festival al que asistieron más de 6 mil personas.

Pero nuestra pelea no fue sólo por recuperar el puesto de trabajo, fue también por salvar del desguace a una agencia plural y federal, por el derecho a la información y desde este lugar fuimos la caja de resonancia de todas las luchas que se dieron durante aquellos meses. 

Las y los docentes tras la muerte de Sandra y Rubén, los profesorados de CABA, les trabajadores de Astilleros Río Santiago, la causa de Santiago Maldonado, el denominado conflicto mapuche, las víctimas de gatillo fácil, por nombrar sólo algunas, encontraron en nuestros edificios espacios para hacer sus conferencias de prensa y difundir sus luchas. 

En octubre de ese año, la justicia determinó que los despidos eran ilegales mediante una cautelar de primera instancia. La mayoría de les trabajadores quedamos reincorporados y volvimos a trabajar.

En marzo de 2019, el Gobierno macrista emprendió otra embestida tratando de hacer caer nuestras cautelares para dejarnos nuevamente en la calle y tras manifestarnos varias veces frente a la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, el 31 de mayo comenzamos allí un acampe con actividades y con el mismo abrazo de toda la sociedad. En agosto ganamos de nuevo.

A dos años del aquel fatídico 26, un grupo de compañeras y compañeros de distintos sectores decidimos elaborar una memoria colectiva de esa lucha a partir de textos en primera persona y las imágenes de nuestras y nuestros fotógrafos.

Publicamos a partir de hoy estos registros y en los días siguientes en nuestras redes, con la intención recordar y recordarnos lo que somos capaces cuando caminamos juntes. Somos quienes salvamos Télam. #SomosTelam #SalvamosTelam.