-¿Ya ganamos? 

Sol, una compañera no despedida que fue a la agencia cada día de los que duró el paro puntualmente a las 8 de la mañana, repitió esa pregunta cada jornada de las 119 que permanecimos en los edificios. Era un chiste, un deseo, una pregunta concreta. 

Algún compañero le respondió una vez: “Depende, ¿qué es ganar para vos?. 

Esa pregunta me resonó entonces y todavía me resuena porque se actualiza.

¿Era lograr las reincorporaciones? Entonces ganamos, todes quienes quisimos volver, volvimos. 

¿Era dar una batalla con el cuerpo, con las ideas, con el alma? Sin dudas quienes luchamos pusimos todo eso.

Pero hay más, siempre hay más. Y ese más siempre es subjetivo. 

Muches peleamos también por hacer de Télam una agencia federal y plural, donde puedan salir las voces de les invisivilizades, de les que luchan por injusticias y de quienes aportan a un pensamiento crítico y emancipador.

Y peleamos por conformar una colectiva de trabajadores y trabajadoras que sean desobedientes a todo lo que se les quiera imponer de afuera, de arriba -cualquiera sea este arriba-, porque creemos y sabemos de lo que somos capaces cuando nos organizamos abajo. 

Cuando comenzamos a soñar con armar una memoria colectiva de la lucha no teníamos ni idea de lo potente que podría ser. Y aquí estamos hoy, cerrando un mes de relatos que dieron cuenta de lágrimas, abrazos, rabia, marchas, lucha, encuentro, sonrisas, victorias, noches heladas y cocinas amorosas. 

¿Ya ganamos? Sol, yo te diría que falta, que siempre podemos aspirar a más. Y eso es lo que nos hace ser cada día mejor, pero sobre todo, lo que nos hace estar intensamente vivas y libres.

Natalia Concina